A.D. SabiñánigoNOTICIAS

El Sabiñánigo no logra deshacer el empate inicial ante un rival directo

Empate a cero entre Sabiñánigo y Villanueva. Los serrableses no logran salir del descenso y se mantienen a dos puntos de la salvación.

Andrés Alcaraz / Al Sabiñánigo le falló una vez más la última definición en un partido nervioso en el que ambos cuadros se jugaban muchísimo. Al equipo local se le puede comparar con ese perro flaco al que no le faltan pulgas debido a la cantidad de lesiones que ha tenido, como las de Fran  Lardiés y Marqués, que casi han dicho adiós a la temporada.

Y nada más comenzar el encuentro de ayer, se lesionó Osanz, lo que dejó al cuadro local desnudo en el centro del campo para el resto de choque. Los zaragozanos sabían lo que tenían que hacer y en ningún momento dejaron cinco hombres atrás. Todo lo contrario, buscaron el gol y la victoria. En la primera parte, el Sabi estuvo encerrado mucho tiempo, por lo que las llegadas de gol en ambos bandos fueron casi inexistentes. Se vio con claridad que ambos equipos se jugaban mucho y el dominio fue ligeramente siempre visitante, con un equipo local echado atrás y buscando las contras, que en muy pocas ocasiones llegaron.

En el segundo acto, con el aire a favor, el Sabiñánigo empujó un poco más y existieron ocasiones para ambos. Un larguero del Villanueva dio un gran susto a la parroquia local en una jugada que llegaba de una ocasión clarísima en el área visitante, en una melé en la que Berdún fue agarrado por un defensor y el árbitro no quiso ver nada.

Un tremendo codazo en la frontal del área a Israel se saldó también sin castigo, pese a que el futbolista local se quedó sangrando. Y la última gran ocasión del Sabiñánigo, ya finalizando, llegó con una volea de Edu Silva con la portería libre que se marchó fuera cuando todo el mundo cantaba gol.

Comment here